Archivo de la categoría: Construcción

Pulpeiro reclamará en el Supremo los 2,8 millones de euros que perdió en Barreiros

Pulpeiro reclamará en el Supremo los 2,8 millones de euros que perdió en Barreiros

CEDIDA

Es uno de los promotores que recurrirá los fallos del TSXG a favor de la Xunta

JOSÉ ALONSO 
BARREIROS / LA VOZ 

Varios constructores cuyas obras o proyectos se paralizaron en Barreiros han presentado o tienen intención de presentar recursos contra los fallos del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que desestiman sus solicitudes de indemnizaciones (se ofrece más información en la sección de Galicia). Es el caso de la firma ribadense Os Galopiños, de José Pulpeiro Doval, que estima en 2,8 millones de euros las pérdidas sufridas, sin contabilizar el lucro cesante. El apoderado de la empresa, Faustino Pulpeiro, confirmó el recurso del fallo. Afirmó, además, que era algo que ya tenían previsto. «Sabiamos que no caso de que a Xunta perdese ía recorrer e nós tamén tiñamos claro que se quen perdiamos éramos nós tamén o fariamos. Os nosos avogados pensan que hai base para recorrer, que o fallo non se sostén, e por iso imos seguir adiante». De momento, Os Galopiños tuvo que hacer frente a las costas del juicio en el TSXG, que en el fallo se estiman en 1.500 euros.

Las casuísticas de los últimos fallos judiciales en Barreiros son dispares. Así, en una sentencia fallada el mes de julio, la firma Anguileiro reclamaba por no haber podido ejecutar un proyecto para el que no tenía licencia. Explicaba que había adquirido una serie de bienes inmuebles para iniciar los trámites para recalificar los terrenos y construir en suelo rústico, en zona de especial protección de los valores naturales (LIC de As Catedrais), y en la franja de 500 metros desde la ribera del mar.

En otra, también de julio, Promoelja reclamaba casi 300.000 euros por no haber podido ejecutar una promoción de 19 viviendas, que sí llegó a iniciar. El Tribunal sostiene que tuvo tiempo de concluir las obras y que firmó un compromiso renunciando a reclamar, como hicieron otros constructores al suscribir con la Xunta de Galicia el convenio para ampliar la red de servicios básicos de Barreiros, de saneamiento, agua y viales, que solo se ha ejecutado en una pequeña parte.

Con estos y otros argumentos las sentencias se suceden. Por ejemplo, en contra de House & amp; Haus Edificios y Alquileres, que pedía casi 250.000 euros por no haber podido ejecutar tres chalés en Merille a 70 metros de un castro, en terreno no urbanizable de protección arqueológica, pese a lo cual obtuvo licencia por silencio administrativo. Esta misma empresa presentó otra demanda reclamando 1,7 millones de euros al frustrase su proyecto de 48 viviendas en Barreiros pese a obtener licencia por silencio administrativo. La Xunta argumentó que en ningún caso el proyecto se ajustaba a las normas subsidiarias y por lo tanto no podría haber obtenido la licencia.

También hay fallos referentes a obras ya iniciadas, que se vieron paralizadas. Es el caso de una de Os Molineros, de 64 viviendas, con un 30% ejecutado.

Igual ocurre con un particular que reclamó un millón de euros por no haber podido desarrollar un plan urbanístico en San Bartolo, y con la firma Promociones Vila Benquerencia, que pedía 831.961 euros. En su caso, el proyecto afectado fue un edificio de 55 viviendas que proyectó en San Pedro de Benquerencia y que no construyó, a pesar de tener licencia del Concello.

Os Galopiños reclamó 2,8 millones de euros por no haber podido ejecutar tres proyectos, para uno de los cuales sí disponía de licencia. La sala dice que le faltaban diferentes permisos y autorizaciones para haber podido hacer las obras.

La Xunta se libra de pagar 25 millones de euros a constructores de Barreiros

La Xunta se libra de pagar 25 millones de euros a constructores de Barreiros

Nuevas sentencias del TSXG contra promotores que reclamaban indemnizaciones

PEPA LOSADA
JOSÉ ALONSO 
BARREIROS / LA VOZ 

Las secuelas del bum urbanístico siguen purgándose en los tribunales, caso del Concello de Barreiros, con un juicio pendiente para noviembre contra el alcalde y la junta de gobierno que en el 2006 autorizó licencias para construir miles de viviendas en un municipio de menos de 3.000 habitantes, y con las demandas de varios constructores contra la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas tras verse obligados a paralizar sus obras y proyectos pese a tener licencia del Concello. Ocurrió tras la intervención de la Xunta en el urbanismo de Barreiros, en el año 2007, cuando anuló las normas subsidiarias entonces en vigor y aprobó una normativa provisional muy restrictiva.

El frenazo a la construcción en Barreiros fue drástico.Muchos proyectos y obras se paralizaron. La crisis económica y bancaria, la inseguridad jurídica y las demandas de la Xunta contra las promociones en marcha, logrando que el tribunal suspendiese cautelarmente licencias ya otorgadas, hicieron el resto.

Lo que ocurrió después fue que en el 2014 el Supremo anuló las normas provisionales que había dictado la Xunta, y los constructores reaccionaron presentando en el 2015 una veintena de demandas reclamando indemnizaciones por una cuantía que en su momento se estimó en unos 40 millones de euros.

Los primeros fallos del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia se conocieron el pasado mes de abril. Todos fueron a favor de la Xunta. Desde entonces se han continuado sucediendo, de momento con el mismo resultado: eximiendo a la Administración autonómica de indemnizar. Los argumentos del tribunal son dispares, según los supuestos, que presentan casuísticas muy diferentes, pero lo habitual es que se incida en que la suspensión de las normas subsidiarias de Barreiros fue provisional y, por ello, no cabe derecho a indemnizaciones.

Las nuevas sentencias, desde abril al mes de julio, atañen a las firmas Anguileiro, Promoelja; House & Amp, Haus Edificios y Alquileres, Os Molineros, Promociones Vila Benquerencia y Os Galopiños, entre otras. Con estas demandas se reclamaban más de ocho millones de euros a la Xunta. Se unen a otros fallos anteriores, como los dictados contra Promoelja, Enfoscadora Galega y Os Molineros. En total, en las demandas desestimadas que han trascendido, se pedían entre 25 y 30 millones de euros.

La demanda de mayor cuantía, por un proyecto de 500 apartamentos, sigue pendiente

Los fallos del TSXG no son firmes. Cabe recurrir en el Supremo y algunos promotores ya lo han hecho, mientras queda por dilucidarse la demanda en la que se reclama una mayor indemnización a la Xunta y que, al parecer, entraña una mayor complejidad. La presentó Parque Empresarial Melide, pidiendo 13,7 millones por no haber podido ejecutar una promoción con unos 500 apartamentos en las inmediaciones de la playa de Coto-Remior. Cuando se produjo la intervención de la Xunta el promotor estaba tramitando los permisos, pero ahora el proyecto es irrealizable, porque con el Plan de Ordenación do Litoral de Galicia el terreno quedó calificado como reserva costera.

No es el caso de otras de las licencias objeto de demanda, que desde el 2014, al entrar de nuevo en vigor las normas subsidiarias, podrían haberse reactivado y no lo han hecho porque las circunstancias respecto al 2007 son muy diferentes.

Aún hay esqueletos de edificios y promociones vacías, pero el concello ha normalizado su crecimiento turístico

Aún hay esqueletos de edificios y promociones vacías, pero el concello ha normalizado su crecimiento turístico

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas de pie, océano, cielo, exterior y naturaleza
XAIME RAMALLAL
JORGE CASANOVA 
BARREIROS / LA VOZ 

Sin la huelga de funcionarios de Justicia que afecta a Galicia desde hace más de un mes, el alcalde de Barreiros y un nutrido grupo de constructores habrían pasado ya por el juzgado para rememorar aquellos años locos en los que las fincas subían de precio cada día y los promotores pagaban cantidades absurdas por terrenos donde casi siempre se recibían licencias para construir. Pocos concellos en Galicia simbolizan los efectos de la burbuja como este, afectado aún por el parón económico y político que significó un frenazo en seco y dejó una notable rastro de esqueletos arquitectónicos por el municipio.

Lo que durante una buena parte del año es un ayuntamiento pequeño y poco poblado (2.948 habitantes, según el último padrón) revivió en los días de Semana Santa con la llegada de cientos de familias que ocuparon las viviendas que, en muchos casos, se levantaron durante los años previos a la crisis. «Esto ha sido un regalo», asegura Alfredo, un madrileño de 50 años al referenciar lo que le costó su piso a los precios de Madrid o incluso de la costa de Alicante, donde tenía un apartamento: «Aquello era inaguantable», dice este hombre que admite que el paisaje de la costa lucense le gustó, peró lo que le decidió a adquirir el piso hace dos años fue un precio que prefiere no confesar.

Vender el triple

La promoción donde compró, está toda llena y ocupada. La normalmente desangelada franja entre la N-634 y la playa, vivió la semana pasada jornadas de ebullición, pese al tiempo desapacible. «Se trabaja más del triple», admitía la encargada de un supermercado Eroski, cuyo aparcamiento mostraba un notable trajín. Casi al nivel del verano. A la puerta, una señora asturiana que dice llamarse María y que veranea en la zona desde antes de la burbuja, opina sobre las consecuencias de aquello: «¿Que se construyó de más? Seguramente; ¿qué se hicieron cosas mal? Pues sí. Pero, ¿de qué iba a vivir toda esa gente que vendió a buen precio con estas pensiones que dan de 400 euros?».

Son formas de verlo, pero hubo prados que se vendieron a más de mil euros el metro cuadrado, cuando una década atrás apenas se podían pedir cinco. El portazo económico del 2007 pilló muchos dedos y dejó huellas todavía visibles, pero es cierto que la situación ha mejorado sustancialmente. Muchas promociones se han terminado y se han vendido: «Nosotros compramos por 90.000 euros -explica Belén, un madrileña enamorada de la zona-, pero hubo gente, al principio, que pagó hasta 185.000. Y también, los últimos, que compraron a los bancos por 60.000 euros». Lo cuenta al pie de una de las promociones más lujosas de la zona; una de las que ya vendieron todos sus pisos.

¿En qué medida deterioró la burbuja inmobiliaria a Barreiros? La mayoría de los nuevos veraneantes, madrileños, vascos y asturianos en buena medida, no emiten quejas al respecto. Como máximo señalan hacia el levante para señalar el turismo masificado y el urbanismo desquiciado. No se quejan de los servicios, excepto en el suministro de agua, que en verano pierde caudal. Los más antiguos, sí notan lo que pasó: «Ya lo creo que se ha deteriorado -opina Víctor, un vecino de Lugo de 67 años, que lleva más de 30 veraneando en Barreiros-. Menos mal que se paralizó, porque había un momento en que no podías abrir la boca que ya te estaban comprando todo. Aquí hubo una especulación terrible y, mire, antes de construir, hay que poner los servicios».

Del desenfreno urbanístico de aquellos años, se hablará pronto en los juzgados. Pero es un hecho que el crecimiento urbanístico no sirvió para fijar población: Barreiros sigue perdiendo habitantes. No en verano, cuando multiplica su población, pero sí a la hora de cuadrar el padrón. Al menos, algunos vecinos consiguieron vender a precios disparatados y llenaron su cuenta bancaria. Eso sí que ya no hay burbuja que se lo lleve.

Los bancos aún tienen a la venta más de 350 pisos y casas en A Mariña

Los bancos aún tienen a la venta más de 350 pisos y casas en A Mariña

La Sareb pone en el mercado 37 viviendas en la costa entre 42.800 y 60.000 euros

.
PEPA LOSADA
JOSÉ ALONSO 
RIBADEO / LA VOZ 

La construcción, muy lentamente, parece que comienza a reactivarse en algunos municipios de A Mariña, como Foz. Pero en la actualidad diferentes entidades bancarias aún tienen a la venta más de 350 pisos y casas en la comarca, la mayor parte de ellas, viviendas a estrenar. Y en algunos casos, con precios aparentemente muy económicos, sobre 40.000 euros. Las ofertas se lanzan a través de los portales inmobiliarios de las entidades en Internet o directamente en sus webs.

Abanca tiene a la venta en la actualidad 98 viviendas, en diferentes promociones desde Ribadeo a Viveiro. Haya Real Estate, que gestiona las carteras de Liberbank y Bankia, tres: dos en Foz y una en Cervo. Caja Rural de Asturias, una vivienda de segunda mano en San Miguel de Reinante. BBVA Vivienda, seis. Solvia (Sabadell-Herrero) 28 pisos, parte de ellos en Foz, a partir de 40.500 euros (de dos habitaciones). Servihabitat (Caixabank) ofrece cinco viviendas en San Cosme de Barreiros, 69 en Burela, 12 en Covas (Viveiro), once en Foz, nueve en A Pontenova, una en Ribadeo, una en San Ciprián y 19 más en Viveiro. Altamira (Banco de Santander), siete en el edificio Gran Via de Ribadeo, en la Avenida Rosalía de Castro, con precios que van de 90.000 a 140.000 euros (Ribadeo es de los pocos concellos donde la vivienda apenas se ha depreciado), una casa en semirruina en Mondoñedo y un piso en Viveiro. Aliseda (Banco Popular) oferta en su web 23 pisos en Foz. Casaktua (Banesto), seis viviendas más. Y Caixa Rural, una vivienda en Barreiros, y dos promociones en Lourenzá en Foz, con un número indeterminado de pisos, no especificado en la web.

Oferta de la Sareb

La oferta se amplía con la campaña que acaba de poner en marcha la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria), conocida como banco malo, ofreciendo pisos por toda España por menos de 60.000 euros. La lista en A Mariña la conforman 37, estando el más económico en Burela, un piso de una habitación que se vende por 42.800 euros.

Burela acapara ahora gran parte de la oferta y los precios más económicos, desde 33.100 euros

Como consecuencia del mayor número de promociones ejecutadas durante el bum urbanístico, durante muchos años fueron Foz, Barreiros y en menor medida Viveiro los concellos en donde se centraba gran parte de la oferta de pisos. Ahora la situación ha cambiado. En Foz, aunque en menor medida, sigue habiendo oferta, como en Viveiro. En Barreiros se ha reducido al mínimo, aunque hay edificios acabados que supuestamente los bancos acabarán poniendo en el mercado. Así las cosas, ahora sobresale Burela por el número de pisos que se ofertan. Y no solo eso, también por estar en el municipio los más económicos. Servihabitat vende 69 y Solvia tiene a la venta pisos en el número 14 de la calle Lamestra (a partir de 33.000 euros, de una habitación), en el número 9 de la calle Médico Vior (a partir de 34.100 euros, también de una habitación); en el edificio Galicia Costa (desde 45.100 euros); en el edificio Barlovento (desde 48.900 euros), y en el edificio Valle Inclán (a partir de 49.500 euros).

VOTACIÓN

2 votos

Barreiros después del bum urbanístico: un municipio salpicado de obras inacabadas

Barreiros después del bum urbanístico: un municipio salpicado de obras inacabadas

La intervención de la Xunta y el corte de la financiación de los bancos frustró decenas de promociones y dejó muchas a medias

Barreiros después del bum urbanísticoPEPA LOSADA
JOSÉ ALONSO 
BARREIROS / LA VOZ 

Hace una semana iba a comenzar el juicio contra el alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente, la junta de gobierno de 2006 y la arquitecta municipal por la concesión en un año de 45 licencias para construir 3.000 pisos. Antes ya se habían autorizado otros 2.000. En 2007 la Xunta intervino en el urbanismo de Barreiros, impidiendo otorgar más licencias, dictando unas normas provisionales y poniendo querellas. La crisis del ladrillo en los meses sucesivos, primero incipiente, después brutal, y sobre todo el recorte en la financiación de los bancos hizo el resto. ¿Qué queda del bum urbanístico de Barreiros una década después?

La expansión prevista se frenó. Muchos proyectos ni llegaron a iniciarse. Las vallas que cercaban fincas, se retiraron. En otras lucen esqueletos de hormigón. Hay ejemplos diseminados a lo largo de la carretera nacional y también en sus derivaciones. También hay edificios avanzados, pendientes de acabar. Hubo otros que, ya en manos de bancos, se remataron y se vendieron. Y algunos, también propiedad de entidades bancarias, están pendientes de sacar a la venta, a la espera de que repunten los precios.

Las obras previstas y consensuadas por Diputación, Xunta y Concello (se firmó un convenio para repartirse el pago de 14 millones) no se iniciaron. Apenas la mejora de la traída de agua, con fondos que los constructores aportaron al Concello. Del saneamiento de San Miguel (objeto de reiteradas denuncias por vertidos cada verano) nada se sabe. Serían 4,5 millones de euros que debería invertir la Xunta. Y quedan los juicios en los que los promotores demandan cantidades millonarias a la Xunta por no haber podido ejecutar los proyectos para los que tenían licencia.

Una promoción en San Miguel ejemplifica lo ocurrido. En octubre de 2011 una cuadrilla de obreros iniciaba su jornada laboral desbrozando la maleza que invadía los tabiques de ladrillo de unos edificios en obras. Ese día, tras cuatro años de parálisis, la construcción se reanudaba en Barreiros. Las grúas volvían a moverse después de que el gobierno del PP en la Xunta hubiese retirado las demandas que había presentado su predecesor (el bipartito PSOE-BNG), contra las licencias de obra. Parecía que la construcción se iba a reactivar, que era solo cuestión de tiempo, pero los bancos tenían mucho que decir. Cerraron el grifo de la financiación y la crisis se consumó.

Y meses después, esa promoción, la primera en la que se reanudaron las obras tras el paréntesis por la intervención judicial, volvió a pararse. Y así sigue.

Suspendido el juicio contra el alcalde de Barreiros por la huelga de funcionarios

Suspendido el juicio contra el alcalde de Barreiros por la huelga de funcionarios

El alcalde de Barreiros, en los juzgado de Lugo. XESÚS PONTE
 El alcalde de Barreiros, en los juzgado de Lugo. XESÚS PONTE

El alcalde, que afronta dos años de cárcel y diez de inhabilitación, defiende su inocencia ► La vista será en noviembre

Como era previsible, la huelga de funcionarios de Justicia obligó a suspender este lunes el macrojuicio a la concesión de 45 licencias urbanísticas en Barreiros con las que se autorizaba la construcción de 2.903 viviendas, cinco piscinas, una pista polideportiva y un área de juegos infantiles.

Los acusados –el alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente Parga; cinco de sus concejales en el gobierno municipal del año 2006, y la arquitecta municipal- llegaron al juzgado de lo Penal número 2 de Lugo poco antes de las diez de la mañana y abandonaron la sede municipal tan solo unos minutos más tarde, tras confirmar que la vista quedaba aplazada, supuestamente hasta el próximo mes de noviembre.

A las puertas de los juzgados, Fuente Parga señaló que “hai que respectar aos traballadores. Era mellor celebrarlo e pasalo, pero hai esta folga e cando se solucione volvemos sen problema. Nós fixemos todo o correcto”, dijo. Su letrado -y de otros cuatro acusados- Luis Rego, apuntó que sus defendidos acudieron al juzgado “a colaborar coa Xustiza, como teñen feito desde o primeiro momento. Veñen con ese ánimo e coa serenidade ademais de saberse inocentes, iso é o que lles da unha maior tranquilidade”.

El abogado explicó que en la vista oral tratarán de aclarar “uns feitos que aconteceron hai 12 anos, xa que estamos a falar de feitos do ano 2006. Agora nos sensibilizamos coas reivindicacións dos traballadores da Xustiza e tampouco supón un gran contratempo, toda vez que xa levábamos doce anos agardando. Ante tanta demora, catro ou cinco meses máis tampouco supoñen un prexuízo esaxerado”. Luis Rego recordó igualmente que este procedimiento “xa se ten arquivado en dúas ocasións con anterioridade pq os xuíces instructores non atopaban ningún tipo de indicio delitivo, polo tanto xa é unha sospeita clara de que non ten acontecido ningunha irregularidade no actuar dos meus defendidos”, concluyó.

La Fiscalía sostiene que en ninguna de la concesiones existían servicios suficientes para poder autorizar esas urbanizaciones, bloques o viviendas unifamiliares. Considera probado que no había servicios como agua, luz, saneamiento, aceras o accesos y que incluso no había previsión de que los hubiese en un futuro.

El ministerio público solicita para el regidor de Barreiros y para otros tres acusados –J.M.G.P., E.M.L., y M.A.R.D.- sendas penas de dos años de prisión y diez años de inhabilitación especial para empleo o cargo público en cualquier administración local, autonómica o estatal. Para la acusada M.G.A. pide también dos años de cárcel y diez de inhabilitación como arquitecto para elaborar informes técnicos en cualquier administración. Los acusados L.P.B. y J.R.B. afrontan sendas condenas de seis meses de cárcel y siete de inhabilitación para empleo o cargo público.

Los políticos artífices del bum urbanístico de Barreiros, a juicio doce años después

El juicio al urbanismo de Barreiros, pendiente de la huelga judicial

Varias urbanizaciones en la costa este del concello de Barreiros.JOSÉ Mª ÁLVEZ (AMA)
 Varias urbanizaciones en la costa este del concello de Barreiros.JOSÉ Mª ÁLVEZ (AMA)

La Fiscalía acusa al alcalde, cinco ediles en 2006 y la arquitecta municipal de prevaricar con las licencias para 2.903 viviendas ►Los acusados apelan al archivo de la causa en dos ocasiones anteriores en base a que se garantizaba la prestación de servicios básicos

A MARIÑA. El juzgado de lo Penal número 2 de Lugo tiene previsto acoger el lunes-si la huelga de funcionarios de Justicia lo permite, que probablemente no- un macrojuicio a la concesión de nada menos que 45 licencias urbanísticas en Barreiros con las que se autorizaba la construcción de 2.903 viviendas, cinco piscinas, una pista polideportiva y un área de juegos infantiles. La acusación la ejerce directamente el Ministerio Fiscal, que considera que tanto el alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente Parga, como cinco de sus concejales en el gobierno municipal del año 2006 y la arquitecta municipal cometieron presuntamente un delito de prevaricación al dar luz verde a dichas licencias.

La base genérica en la que se apoya la Fiscalía en todos los casos es que sostiene que en ninguna de las concesiones existían servicios suficientes para poder autorizar esas urbanizaciones, bloques o viviendas unifamiliares. En su escrito de acusación recoge textualmente que considera probado que no había servicios como agua, luz, saneamiento, aceras o accesos suficientes y sostiene que incluso no había previsión de que los hubiese en un futuro.

La defensa de los acusados ve las cosas de otro modo y apela a un hecho objetivo muy claro, que es que una causa similar ya fue archivada en dos ocasiones anteriores, aunque también es cierto que en aquel momento no estaba impulsada por la Fiscalía.

En la concesión de las licencias casi siempre se establecía la necesidad de que la promotora crease algunas infraestructuras para facilitar la construcción primero y la habitabilidad después.

CLAVE. Una de las claves del juicio se va a encontrar en el papel de la secretaria municipal de entonces, que en todos estos casos emitió informes explícitos negativos con respecto a la concesión de las licencias. El escrito de acusación apela al conocimiento que tenían los concejales de dichos informes así como de que «eran informes preceptivos y vinculantes».

Pese a lo inédito de la situación, que incluso hizo que los acusados que siguen en la corporación municipal se diesen de baja en el Partido Popular de forma temporal, el alcalde de Barreiros y cabeza visible de entre todos ellos por razón de su cargo manifestó encontrarse «moi tranquilo».

Apuntó que en realidad el juicio es una situación «normal» que le llega precisamente por la ocupación del cargo de alcalde de Barreiros y apeló al archivo previo por dos veces de esta misma causa, que la huelga de funcionarios puede volver a dejar pendiente.barra

Los políticos artífices del bum urbanístico de Barreiros, a juicio doce años después

La fiscalía pide dos años de prisión para el alcalde, la junta de gobierno del 2006 y la arquitecta municipal

.
XAIME RAMALLAL
JOSÉ ALONSO 
BARREIROS / LA VOZ 

El concello lucense de Barreiros, ahora con sus apenas 3.000 habitantes, se convirtió la década pasada en uno de losiconos del bum urbanístico de Galicia. En poco más de un año, la Xunta de Goberno local dio licencia para unos 5.000 pisos. Fue la respuesta a una insólita burbuja inmobiliaria a la que acudieron promotores de todo el país. El precio de las fincas se disparaba en cuestión de horas y las promociones se vendían sobre plano, en una vorágine de la que casi nadie escapó. Las consecuencias de aquellos convulsos años se depuran ahora en los tribunales. La Xunta hace frente a demandas millonarias de constructores por no poder haber podido ejecutar promociones para las que tenían licencia y el lunes está previsto que se sienten en el banquillo, en el Penal número 2 de Lugo, el alcalde, Alfonso Fuente -ahora independiente, en esa época del PP-, la junta de gobierno del 2006 y la arquitecta municipal.

El ministerio fiscal les acusa de un delito de prevaricación urbanística en la concesión de 45 licencias para construir 3.000 pisos, piscinas y una área de juegos, y pide que sean condenados a dos años de cárcel, excepto dos de ellos, a quienes rebaja la pena a seis meses por haber participado en menos juntas de gobierno. También solicita que se les inhabilite para ejercer cargos públicos de siete a diez años y que se declaren nulas las licencias.

Con la crisis del ladrillo, muchas de esas promociones no llegaron a iniciarse. De otras quedan en pie los esqueletos de hormigón. Varios acusados dejaron la política, pero los coletazos del bum urbanístico se depuran ahora. La clave del asunto radica en que las licencias fueron autorizadas con los informes favorables de la arquitecta, condicionados a la corrección de determinados aspectos, pero en contra, o directamente sin informe jurídico, de la secretaria. Y con la advertencia de la Xunta de que Barreiros carecía de servicios básicos para autorizar tal cantidad de viviendas. Los acusados siempre defendieron su inocencia, y la causa fue archivada en el 2015. Pero después fue reabierta por la Audiencia, tras el recurso de la fiscalía.

Por otro lado, el TSXG ha dado la razón a la Xunta en el pleito en el que un vecino de Barreiros reclamaba 77.746 euros tras no haber podido cerrar una venta de una finca al anular la Xunta en 2007 las normas subsidiarias.

El TSXG rechaza indemnizar a un barreirense que denunció perjuicios por el cambio de una norma urbanística

El TSXG rechaza indemnizar a un barreirense que denunció perjuicios por el cambio de una norma urbanística

 Urbanizaciones en la zona de Barreiros. JOSE Mª ÁLVEZ

El alto tribunal considera que  “no es evidente” que el denunciante pudiese obtener la licencia que esperaba con la anterior normativa

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha desestimado el recurso de un particular que reclamaba a la Xunta una indemnización por los “perjuicios” sufridos por la supresión de las normas subsidiarias de planeamiento municipal de Barreiros de 2007.  En concreto, el demandante exigía a la Consellería de Infraestruturas 77.746 euros por “los gastos afrontados” y por el “lucro cesante” que le suponía la pérdida de aprovechamiento urbanístico de una finca que había adquirido y en la que preveía construir cuatro edificios de unas 180 viviendas.

 Con todo, el TSXG desestima el recurso presentado por el hombre contra la desestimación por silencio de la reclamación de responsabilidad patrimonial que había formulado con fecha 24 de marzo de 2015 frente al departamento que entonces se llamaba Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras.

El alto tribunal entiende que “no es evidente” que el particular pudiese obtener licencia para construir estos edificios “ni bajo la anterior normativa” ni con la aplicación del decreto que suspendía la vigencia de las normas subsidiarias de planeamiento municipal de Barreiros y aprobaba la ordenación urbanística provisional hasta la entrada del nuevo PGOM.

El alcalde de Barreiros ve su juicio como “un trámite inherente a mi cargo”

El alcalde de Barreiros ve su juicio como “un trámite inherente a mi cargo”

ALFONSO FUENTE PARGA, ALCALDE DE BARREIROS
 Alfonso Fuente Parga en una imagen de archivo

Puente Parga será juzgado la próxima semana por la presunta concesión irregular de licencias para construir miles de viviendas en el municipio

El alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente Parga, que será juzgado a partir del próximo lunes en el Juzgado de lo Penal número 2 de Lugo por la concesión supuestamente irregular de 45 licencias para construir miles de viviendas en su municipio, asegura sentirse “tranquilo” y espera que la vista oral sea “un trámite más” de su “actividad normal”, algo “inherente al cargo”.

Junto a Fuente Parga se sentarán en el banquillo de los acusados otros cinco ediles que formaban parte de la junta de gobierno en el año 2006, así como la arquitecta municipal, en total siete personas que tendrán que responder por la supuesta concesión irregular de esas licencias en pleno bum de la construcción en el municipio mariñano.

JUICIO. La Fiscalía pide para el regidor local, que en noviembre de 2015 anunció que dejaba el Partido Popular por la apertura de juicio oral, una pena de dos años prisión y diez meses de inhabilitación.

El alcalde recordó que los hechos juzgados se remontan a 2006, así como que la causa fue “archivada en dos ocasiones”, aunque finalmente un recurso presentado ante la Audiencia Provincial propició la celebración de este juicio, que se desarrollará entre los días 19, 21, 26 y 28 de febrero en el Juzgado de lo Penal de Lugo.

“CONTINUAS DENUNCIAS”. “Estamos tranquilos”, añadió, porque “es un trámite más de la actividad normal” de un alcalde, algo “inherente al cargo”.

Precisó, en ese sentido, que los alcaldes están “sometidos a continuas denuncias” y en otras ocasiones ya tuvo que “pasar por los juzgados”, por “denuncias de algún vecino” o incluso de algún trabajador municipal.

Hasta ahora, precisó, “ninguno había llegado a juicio”.

En todo caso, confía en que el juicio que comienza el próximo lunes sea “un trámite” que no cause “ningún perjuicio para los vecinos de Barreiros”.

Unas 40 personas declararán en el juicio del urbanismo de Barreiros

Unas 40 personas declararán en el juicio del urbanismo de Barreiros

La vista comenzará el lunes, con el testimonio de los siete acusados

PEPA LOSADA
JOSÉ ALONSO 
BARREIROS / LA VOZ 

El próximo lunes está previsto que comience en el juzgado de lo penal número 2 de Lugo el juicio por la concesión de 45 licencias de obras en el año 2006 en Barreiros para construir 3.000 pisos. En principio se han establecido cuatro días de juicio en los que pasarán por la sala unas cuarenta personas prestando declaración. El lunes lo harán los acusados: el alcalde, Alfonso Fuente; el primer teniente de alcalde, José Manuel Gómez Puente; el concejal delegado de Obras, Lorenzo Penabad Bolaño, y los exediles José Rojo, María Alina Rodríguez y Eulogio Menéndez López (que dejó la política en 2007, tras veinte años como concejal en Barreiros). Todos ellos formaban parte de la Junta de Gobierno que en el año 2007 concedió las licencias de obra. La séptima persona acusada, que en principio declarará también el lunes, será la arquitecta municipal, Marga Geada.

Para cinco de ellos la fiscalía pide penas de dos años de prisión y diez de inhabilitación por un delito de prevaricación urbanística en la concesión de 45 licencias de obra, y para Lorenzo Penabad y José Rojo, la acusación pública rebaja la solicitud de pena a seis meses de prisión y siete de inhabilitación, por su participación exclusivamente en dos sesiones de la Junta de Gobierno en las que primero se concedió una licencia y después se anuló, al reconocer la secretaria que había sido un error suyo.

El colectivo ecologista Adega, que también se personó en la causa como acusación particular, pide penas mayores para todos los acusados.

La siguiente jornada de juicio será el miércoles, cuando prestarán declaración los testigos de la acusación, desde promotores a la anterior secretaria municipal, técnicos de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (Aplu), el máximo responsable de la Aplu en 2006 y 2007 y otros.

El juicio está previsto que siga el lunes 26, cuando declararán los testigos de la defensa. Finalmente, el miércoles 28 se presentarán los informes y las pruebas periciales.