Dos emigrantes entre los 7 propietarios con más de 25 hectáreas en A Mariña en 1933

Dos emigrantes entre los 7 propietarios con más de 25 hectáreas en A Mariña en 1933

Teresa Lamas Sanjurjo con su hijo y un criado negro en su finca de Vilaousende
Teresa Lamas Sanjurjo con su hijo y un criado negro en su finca de VilaousendeCEDIDA POR VIVÍN
MARTÍN FERNÁNDEZ

Solo siete propietarios poseían más de 25 hectáreas en A Mariña en 1933. El dato figura en el Registro de la Propiedad Expropiable (RPE) que detalla las tierras confiscables en España según la Ley de Reforma Agraria republicana de 1932. Dos de ellos, Melitón Cortiñas y Ramona Fernández Mel, eran capitales de emigrantes retornados; tres, Ramón Bustelo, Eugenio Martínez y Pilar Otero, vinculados a los negocios y la política; y dos, Teresa Lamas y Carlos Pedrosa, pertenecían a la hidalguía. La emigración vino a alterar el estatus y contribuyó al cambio y la movilidad social…

La citada ley fue un ambicioso proyecto de la Segunda República. Quiso resolver la histórica desigualdad en el sur donde, junto a latifundios de cientos de familias, vivían de forma mísera dos millones de jornaleros. Para ello, propuso expropiar parte de esas haciendas y entregarlas en pequeños lotes a los sin tierra. Pero las expectativas no se cumplieron y el gobierno de Azaña cayó por los sucesos de Casas Viejas cuyo origen fue la insatisfacción que la reforma agraria produjo entre anarquistas y campesinos.

De la España norteña y minifundista, las superficies inscritas en el RPE eran reducidas. En Galicia, solo 12.952 hectáreas y en Lugo 2.040. El registro concreta los municipios y la extensión expropiable en A Mariña: 41 Ha. en Alfoz, 183 en Barreiros, 9 en Cervo, 80 en Foz, 7 en Lourenzá, 157 en Mondoñedo, 130 en Ribadeo, 14 en Trabada, 23 en O Valadouro y 215 en Viveiro. Y detalla los propietarios con fincas superiores a 25 Ha.

Don Melitón y Andrés Canoura

El mayor hacendado era Melitón Cortiñas Rodríguez (Galdo 1848-Viveiro 1933) que poseía 174 Ha., 13 a. y 74 ca. Emigró a Cuba joven y acumuló una gran fortuna, se casó con Teresa Riego Almoina y tuvieron 7 hijos. A su vuelta hizo donaciones benéfico-sociales como el edificio de la Sociedad de Obreros de Viveiro, en el que él mismo costeó clases nocturnas para los trabajadores, y financió el Comedor de Caridad.

Otro capital con origen en Ultramar era el de Ramona Fernández Mel, viuda de Andrés Canoura Palmeiro, con 31 Ha., 16 a. y 93 ca.. Canoura nació en Santa Cruz (O Valadouro) en 1852, marchó a Cuba y fue fundador y vocal del Centro Gallego, dirigente de Naturales de Galicia y presidente de honor de El Valle de Oro. Era dueño de La Moda, un almacén de peletería y calzado que le dio pingües beneficios.

En 1891 se casó en Ferreira con Ramona Fernández Mel, una mujer de Moucide sin grandes medios. Canoura, gran emprendedor, tuvo una exitosa y varia actividad desde la industria eléctrica local o la harinera El Canedo hasta el servicio provincial de reparto de Correos pasando por su papel como alcalde desde donde ordenó urbanísticamente la villa, abrió nuevas vías e incluso proyectó un sanatorio para el valle. Murió en 1930, de ahí que sus bienes figuren en el RPE de 1933 a nombre de su esposa.

Haciendas de la vieja hidalguía de Teresa Lamas, de Ribadeo, y Carlos Pedrosa, en Mondoñedo

El segundo gran patrimonio de A Mariña en 1933, según el RPE, era de 153 hectáreas, 6 áreas y 39 centiáreas en Barreiros y Ribadeo. Pertenecía a Teresa Lamas Sanjurjo (1886-1970) casada con José Navarro Reverter (1888-1969), subgobernador del Banco Hipotecario y presidente, durante 20 años, de Telefónica a la que convirtió en la primera empresa de España. El matrimonio tuvo cuatro hijos, dos murieron prematuramente, otro a los 29 años y la hija, Amparo, tomó los hábitos religiosos. Teresa Lamas era hija de Amalia Sanjurjo y de Ramón de Lamas Navia-Osorio que era hijo de Vicente Lamas Menéndez y Teresa Navia-Osorio, señores del Pazo de Quintalonga en Santalla de Vilaosende. La familia tenía un largo linaje, mucho poder y numerosas propiedades en Ribadeo, A Devesa, Reinante, San Miguel y Barreiros.

El otro gran propietario de A Mariña perteneciente a la hidalguía era Carlos Pedrosa Pérez que poseía en Mondoñedo 26 Ha., 45 a. y 99 ca. Nació en 1884, tuvo nueve hermanos y se casó con Granada Posada Miranda con la que tuvo nueve hijos. Era el abuelo de los Pedrosa Latas, los Pedrosa Posada y los Pedrosa Fontenla.

Carlos Pedrosa Pérez estuvo vinculado a sectores católicos y conservadores de Lugo. Fue directivo de la Liga de Amigos de Lugo en 1913; directivo en 1928 de la junta provincial de la Unión Patriótica, el partido de Primo de Rivera; y depositario del Colegio de Secretarios de Ayuntamientos de Lugo en 1931. En la guerra del 36, tres de sus hijos militaron en el bando franquista: Carlos, teniente de Infantería, muerto en el frente; Ramón, alférez; y Jacobo, teniente.

martinfvizoso@gmail.com

La política y los bienes de tres de Ribadeo, Barreiros y Foz

La política siempre fue un camino para lograr o mejorar un patrimonio. En altos porcentajes, detrás o al lado de grandes haciendas siempre estuvo la política. Ramón Bustelo González (Ribadeo 1868-1942), por ejemplo, era propietario en 1933 de 43 hectáreas, 97 centiáreas y 93 áreas. Era hijo de José Bustelo y de Brígida González Santamarina y heredero de la Banca Bustelo y otras propiedades en Ribadeo. Miembro del Partido Liberal de Moret fue, a lo largo de 30 años, diputado provincial y en Cortes por Ribadeo en las elecciones de 1903, 1905, 1910, 1914, 1918, 1919, 1920 y 1923; Senador por Lugo (1907-1908); y Subsecretario de Abastos.Puede ser una imagen de 1 persona, de pie, caballo y al aire libre

Bustelo se casó con Rosario Vázquez Gómez ?hermana del escritor Adolfo Vázquez, de quién se escribió en estas Memorias- y fue padre de Mercedes Bustelo Vázquez -casada con Leopoldo Calvo Sotelo- y abuelo de Leopoldo Calvo Sotelo y Bustelo, presidente del Gobierno en 1981. Otro terrateniente relacionado con la política fue el barreirense Eugenio R. Martínez Martínez que figura en el RPE con 27 hectáreas, 60 áreas y 80 centiáreas. Fue diputado por Mondoñedo en 1907 ?con Patricio del Seijo, Marcial Mira y Fernando Pardo- y en 1915 compitió con Bustelo, Eliseo Martínez, Sebastián Solla, César González-Seco, Abelardo Rodríguez y López del Valle para renovar. Fue un personaje influyente en A Mariña a fines del XIX y primeros del XX y su fondo de archivo ?1.200 documentos de 1888 a 1935- fue donado a la Universidad de A Coruña.

En Foz, Pilar Otero Pillado, la mujer que figura como dueña en 1933 de 75 hectáreas, 72 centiáreas y 67 áreas, repartidas en más de 500 fincas, había muerto en 1925, un año después que su marido, Eliseo Martínez Otero, ex alcalde. Constaba como propietaria porque, al dejar su marido su fortuna a Foz a través de un colegio y un asilo (además de otros beneficios), el testamento fue recurrido por sus familiares en un pleito que no se resolvió hasta los años 40. Además de hacendado, Eliseo Martínez fue diputado durante varios años.

Puede ser una imagen de 1 persona, de pie, caballo y al aire libre