A juicio por agredir a dos guardias civiles en Barreiros tras matar uno a tiros a un perro de raza rottweiler

A juicio por agredir a dos guardias civiles en Barreiros tras matar uno a tiros a un perro de raza rottweiler

El propietario de los animales y otro familiar acusados de atentado

.
CEDIDA
VIVEIRO / LA VOZ 

La Fiscalía pide dos años y medio y dos años de prisión, respectivamente, para dos hombres acusados de sendos delitos de atentado . A mayores, uno está acusado de un delito de lesiones y una falta contra los intereses generales y el otro de una falta de lesiones.

Así tipifica la fiscal los hechos que les achaca a ambos sujetos. Según explica, ocurrieron el 20 de julio de 2014, hacia las 16.45 horas, en el área recreativa situada junto a la capilla de Santo Estevo do Ermo (Barreiros). Ambos individuos, junto a otros familiares, se encontraban en esa zona, con dos perros de raza rottweiler y dóberman.

Los perros, que campaban por el área sueltos y sin bozal, se dirigen en un momento dado a unos excursionistas que pasaban por el lugar, gruñendo, ladrando y mostrando los dientes en actitud agresiva, obligando a una de las personas a esgrimir un palo y a refugiarse en un talud, hasta que el propietario de los canes, uno de los acusados, los llamó, dicen, «de forma displicente». Ante esta actitud y viendo la agresividad de los animales, uno de los excursionistas llama a la Guardia Civil y al lugar se trasladan dos agentes uniformados.

Según el relato de la Fiscalía, los perros, al verlos, corren hacia ellos ladrando y en actitud agresiva, viéndose obligado uno de los agentes a desenfundar su arma y dispararle al rottweiler, que queda muerto en el acto.

Ante estos hechos, ambos acusados y los familiares increpan a los agentes y uno de ellos incluso la emprende a patadas y puñetazos con el guardia que mató al perro, mientras que el otro acusado propina empujones al otro guardia. Actitud que, según la Fiscalía, va acompañada de insultos y amenazas a los agentes. Mientras se desarrollan los hechos, «en un ambiente de gran tensión, según describe la fiscal, el agente que desenfundó el arma pide al dueño de los animales que sujete al dóberman. Pero el propietario hace caso omiso y el perro muerde al otro guardia en el glúteo derecho. Como consecuencia de estos hechos el agente sufrió mordeduras, erosiones y contusiones en el muslo, precisando tratamiento médico-quirúrgico y rehabilitación. Tardó en curar 30 días, de los cuales 10 permaneció imposibilitado de ejercer sus ocupaciones habituales. El otro guardia, por su parte, sufrió policontusiones (dolor el hemitórax derecho, contusión con dolor y hematoma en el muslo, contusión en una muñeca con dolor y limitación inicial de la movilidad y una herida en el dedo pulgar de la mano izquierda. Precisó 45 días de curación, de lo cuales diez fueron impeditivos para trabajar.

El juicio por este caso se celebrará este martes en el Juzgado de lo Penal número 1 de Lugo. Aparte de las penas de prisión, la Fiscalía solicita que el dueño del perro, en concepto de responsabilidad civil, indemnice a los agentes con 3.692 y 3.444 euros, y que el otro acusado pague 300 euros a uno de los guardias.

Un acusado era dueño del rottweiler y el dóberman que atacaron a los guardias

Los hechos que les imputa la Fiscalía ocurrieron en julio de 2014 en Santo Estevo do Ermo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.