Vacaciones de verano: seis duchas para cien niños de 7 a 12 años

Vacaciones de verano: seis duchas para cien niños de 7 a 12 años

Debate por las instalaciones que usó el Concello de Teo en un campamento en Barreiros

.
XAIME RAMALLAL
J.A. QUELLE 
BARREIROS / LA VOZ 

El Concello de Barreiros ofrece desde hace años gratuitamente las instalaciones que habilitó en las viviendas de maestros de San Miguel de Reinante para albergar campamentos y grupos. En julio las usaron chavales desplazados desde Gijón, y en agosto el Concello de Teo organizó dos campamentos, uno infantil al que asistieron un centenar de niños de 7 a 12 años, y otro juvenil con 63 plazas. La tarifa de inscripción que cobró el concello coruñés fue de 90 euros.

Además de algún episodio conflictivo (la expulsión de unos chavales, uno de los cuales la tomó a mal y destrozó mobiliario), lo que ocurrió fue que las instalaciones provocaron diferentes quejas verbales. Ayer, una persona que formó parte del equipo de monitores lo confirmó. Hay, además, fotografías que ya están circulando y que demuestran las carencias.

El alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente, niega haber recibido queja alguna de padres. Y asegura que la empresa que llevó el campamento tampoco.

«Teñen alí unhas instalacións perfectas para facer este tipo de campamentos», manifestó el alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente, en agosto, cuando acudió a recibir al primer grupo de Teo. Pero una exmonitora afirma que la realidad es muy diferente. Dice que las viejas escuelas solo podrían albergar a un máximo de 30 o 40 personas. Asegura que el acondicionamiento del inmueble está «a medio facer», con fontanería de hace 50 años (para abrir los grifos hay que abrir previamente la toma de agua), con solo seis duchas con calentadores de 150 litros, habitaciones con exceso de literas de modo que había que poner las maletas sobre las camas para poder andar… Cuestiona el servicio que se dio, el cátering, la falta de personal cualificado, de coche de empresa y de material que se anunciaba en los dípticos del campamento.

Para el alcalde, Alfonso Fuente, tras estas críticas podría subyacer un conflicto laboral. «Solicitáronnos as instalacións; amosámosllelas e colléronas. Eran coñecedores do que había. Nós cedémolas gratis. O edificio renovouse hai pouco e non é un hotel, é un albergue, pero as condicións son similares ou mellores a moitos campamentos. De feito xa temos peticións para o próximo verán. E quen queira pode vir ver o edificio».

Sí reconoció que en varias ocasiones personal municipal acudió al inmueble a reparar cisternas, la rotura en un lavamanos, filtraciones en los platos de ducha y a hacer tareas que calificó como «de mantenimiento». También fue informado de que muchos de los chavales acudían a ducharse a los vestuarios del pabellón, situado en las inmediaciones.

Una persona que trabajó en el campamento dice que las viejas escuelas no reúnen condiciones para albergar a más de 40 personas y llegó a haber 100

El alcalde opina que tras las críticas puede subyacer un conflicto laboral. Dice que ningún padre se quejó y que ya tiene peticiones para el verano que viene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *