Cuando en la provincia soñaban con un tren que la cruzase toda

barra A Mariña :: Barreiros :: Benquerencia :: Cultura:: Deportes::Hemeroteca :: Parroquias :: Playas :: Rutas :: Serviciosbarra Inicio :: Caminonorte :: Comado :: Corneria :: Hórreos :: Indianos:: Playas :: Remourelle :: Rió Masma :: San Caetano:: SanCosme-San Miguel :: San Estevo do Ermo barra Barreiros en ruta / Camino de San Rosendo / Camino de SantiagoCamino natural de la Ruta del Cantábrico / Soñando con el tren que cruzara GaliciabarraBarreiros Mar e monte :: Corneria :: Playas :: Remourelle :: Río Masma :: Ruta Monte Comado :: San Caetano :: San Cosme :: San Miguel :: Santo Estevo do ErmobarraAlbergue de peregrinos de Gondán :: Álbun fotográfico :: Camino del Mar :: Iglesias del Camino :: Las gentes del Camino :: Prensa::Servicios :: Varios :: Vídeos del Caminobarra

Cuando en la provincia soñaban con un tren que la cruzase todaCuando en la provincia soñaban con un tren que la cruzase toda

Alcaldes mariñanos y chairegos pedían una vía a Ribadeo por Vilalba

XOSÉ MARÍA PALACIOS lugo / la voz, 16 de agosto de 2015. Actualizado a las 05:00 h. 4

PEPA LOSADA Por A Mariña pasa un tren, el de vía estrecha, que recorre la costa, entre O Vicedo y Ribadeo.

Las demandas actuales de adecuadas vías de comunicación, que en Galicia han colocado al AVE como gran prioridad, pueden servir para comprobar que nada hay nuevo bajo el sol. Reclamar la alta velocidad en el siglo XXI es una noticia frecuente en los medios de comunicación, como lo era, en los inicios del XX, urgir la construcción del ferrocarril central gallego, que iría de Marín a Ribadeo.

El paso por Lugo estaba fuera de dudas, pero el trazado que seguiría entre la ciudad amurallada y la desembocadura del Eo no solo causó controversia sino que alimentó polémicas durante años. Hace ahora 90 años, al estar sometido a información pública el anteproyecto de un plan general ferroviario, los que defendían la opción por Vilalba y Mondoñedo -en oposición a los partidarios del trazado por Meira, que aprovecharía el tren minero desde Vilaodriz (A Pontenova)- elevaron al Consejo Superior de Ferrocarriles un documento en el que se subrayaban factores a favor de ese trazado y se cuestionaba la idoneidad de llevar la vía férrea más al este.

Nada menos que 16 alcaldes de la provincia, a los que se unió el de As Pontes, exponían en 1925 los argumentos de su demanda. Los responsables municipales de Outeiro de Rei, Cospeito, Vilalba, Xermade, Muras, Ourol, Viveiro, Xove, Cervo, Foz, O Valadouro, Alfoz, Lourenzá, Barreiros, Mondoñedo y Abadín solicitaban que el Ferrocarril Marín-Ribadeo por Lugo fuese declarado «de preferente construcción»; reclamaban el Gobierno que atendiese sus «justas demandas», y lamentaban que sus municipios estuviesen «tan olvidados» de los poderes públicos.

Un documento editado en Mondoñedo recoge los argumentos sociales y económicos de los partidarios de la línea por Vilalba y Mondoñedo, que incluiría un ramal a Viveiro. Ferias como la de As San Lucas (Mondoñedo), mercados como el de Gontán, abundante ganadería, tres puertos -los de Viveiro, Foz y Ribadeo- con importante actividad y una población de casi 150.000 habitantes que se beneficiaría de la obra -muy superior a la de la zona de Meira- son argumentos que se recogen en el documento. Tan seguros se mostraban de sus razones que creían que tal aspiración no necesitaba «demostración alguna» por ser una «verdad axiomática».

La aspiración de los citados ayuntamientos no era entonces nueva. Ya en 1863 -solo 15 años después de la inauguración del tren Barcelona-Mataró, primero que circuló en España- el ribadense Segundo Moreno redactó un proyecto de tren que uniría Lugo, adonde llegaría desde Monforte, con Ribadeo pasando por Outeiro de Rei, Castro de Rei, A Pastoriza, Riotorto y Lourenzá hasta desembocar en la costa. Los defensores del trazado por Vilalba y Mondoñedo recordaban, hace ahora nueve decenios, que ya el plan general de ferrocarriles de 1877 recogía una línea de Lugo a Ribadeo por la capital chairega y la ciudad episcopal, y añadían que en 1916, al incluirse la vía en otro conjunto de proyectos, se había suscitado una «rara unanimidad» política y social en favor de la obra.

La puesta en marcha del tren minero Vilaodriz-Ribadeo (1903) y el posterior anuncio de su prolongación a Lugo alimentaron el sueño de un tren por Meira. La polémica generó entusiasmos y adhesiones en las que incluso se implicaron emigrantes en América. Al final, en cambio, todos esos sueños ferroviarios acabaron en vía muerta.

crónica histórica demanda del ferrocarril central gallego hace 90 años

El trazado partiría de Marín y pasaría por la capital lucense para continuar al norte

La línea vilalbesa contaría con un ramal a Viveiro y seguiría a la costa por Mondoñedo

Fracasos de diversos planes

No solo los planes para construir un tren de Lugo a Ribadeo, que llegaron a plasmarse sobre el papel en más opciones que la de Vilalba y Mondoñedo y la de Meira, fueron infructuosos, sino que también lo fue la aspiración de prolongar al Bierzo el tren minero de Vilaodriz. Y hasta los años 70 del siglo pasado no se completó el tren de la costa.

Noticias de Barreiros