Playacán

Playacán

JAVIER GARCÍA CALLEJA 

Para aquellas personas que decidimos compartir nuestra vida con un perro, la decisión del concello de Barreiros, de designar un arenal para uso y disfrute de las familias con animales, fue una esperanzadora y gran noticia.

A principios de julio, los accesos a los arenales aparecieron sembrados de carteles con la prohibición del paso a los perros. Fue como si, de pronto, los presupuestos del Ayuntamiento se dedicaran a la adquisición de señales de prohibición contra la presencia de nuestros mejores amigos. Era decepcionante.

Ahora, el concello pone a disposición de quienes viajamos con canes, disfrutar en su compañía en el arenal de Punta Corveira.

La visita a esta playa, acompañado de mi familia y amigos, fue de lo más gratificante: varias decenas de perros corriendo, jugando y bañándose en un espacio ausente de cualquier resto de suciedad, bajo la atenta mirada de sus dueños. Ni un solo problema, excepto la incomodidad de dar explicaciones sobre la presencia de los cánidos a quienes les resulta intolerable convivir con animales.

Junto a nuestras felicitaciones al concello de Barreiros, unas sugerencias: Adapten el acceso a Punta Corveira, para evitar accidentes entre sus usuarios; mantengan en uso las papeleras del entorno y, sobre todo, pongan carteles en los accesos a todos los arenales, para evitar que se usen como campos de fútbol, tenis o de pádel, por ejemplo. Queda a su iniciativa advertir a los anti-animalistas de la presencia legal de perros en Punta Corveira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.