Los políticos artífices del bum urbanístico de Barreiros, a juicio doce años después

El juicio al urbanismo de Barreiros, pendiente de la huelga judicial

Varias urbanizaciones en la costa este del concello de Barreiros.JOSÉ Mª ÁLVEZ (AMA)
 Varias urbanizaciones en la costa este del concello de Barreiros.JOSÉ Mª ÁLVEZ (AMA)

La Fiscalía acusa al alcalde, cinco ediles en 2006 y la arquitecta municipal de prevaricar con las licencias para 2.903 viviendas ►Los acusados apelan al archivo de la causa en dos ocasiones anteriores en base a que se garantizaba la prestación de servicios básicos

A MARIÑA. El juzgado de lo Penal número 2 de Lugo tiene previsto acoger el lunes-si la huelga de funcionarios de Justicia lo permite, que probablemente no- un macrojuicio a la concesión de nada menos que 45 licencias urbanísticas en Barreiros con las que se autorizaba la construcción de 2.903 viviendas, cinco piscinas, una pista polideportiva y un área de juegos infantiles. La acusación la ejerce directamente el Ministerio Fiscal, que considera que tanto el alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente Parga, como cinco de sus concejales en el gobierno municipal del año 2006 y la arquitecta municipal cometieron presuntamente un delito de prevaricación al dar luz verde a dichas licencias.

La base genérica en la que se apoya la Fiscalía en todos los casos es que sostiene que en ninguna de las concesiones existían servicios suficientes para poder autorizar esas urbanizaciones, bloques o viviendas unifamiliares. En su escrito de acusación recoge textualmente que considera probado que no había servicios como agua, luz, saneamiento, aceras o accesos suficientes y sostiene que incluso no había previsión de que los hubiese en un futuro.

La defensa de los acusados ve las cosas de otro modo y apela a un hecho objetivo muy claro, que es que una causa similar ya fue archivada en dos ocasiones anteriores, aunque también es cierto que en aquel momento no estaba impulsada por la Fiscalía.

En la concesión de las licencias casi siempre se establecía la necesidad de que la promotora crease algunas infraestructuras para facilitar la construcción primero y la habitabilidad después.

CLAVE. Una de las claves del juicio se va a encontrar en el papel de la secretaria municipal de entonces, que en todos estos casos emitió informes explícitos negativos con respecto a la concesión de las licencias. El escrito de acusación apela al conocimiento que tenían los concejales de dichos informes así como de que «eran informes preceptivos y vinculantes».

Pese a lo inédito de la situación, que incluso hizo que los acusados que siguen en la corporación municipal se diesen de baja en el Partido Popular de forma temporal, el alcalde de Barreiros y cabeza visible de entre todos ellos por razón de su cargo manifestó encontrarse «moi tranquilo».

Apuntó que en realidad el juicio es una situación «normal» que le llega precisamente por la ocupación del cargo de alcalde de Barreiros y apeló al archivo previo por dos veces de esta misma causa, que la huelga de funcionarios puede volver a dejar pendiente.barra

Los políticos artífices del bum urbanístico de Barreiros, a juicio doce años después

La fiscalía pide dos años de prisión para el alcalde, la junta de gobierno del 2006 y la arquitecta municipal

.
XAIME RAMALLAL
JOSÉ ALONSO 
BARREIROS / LA VOZ 

El concello lucense de Barreiros, ahora con sus apenas 3.000 habitantes, se convirtió la década pasada en uno de losiconos del bum urbanístico de Galicia. En poco más de un año, la Xunta de Goberno local dio licencia para unos 5.000 pisos. Fue la respuesta a una insólita burbuja inmobiliaria a la que acudieron promotores de todo el país. El precio de las fincas se disparaba en cuestión de horas y las promociones se vendían sobre plano, en una vorágine de la que casi nadie escapó. Las consecuencias de aquellos convulsos años se depuran ahora en los tribunales. La Xunta hace frente a demandas millonarias de constructores por no poder haber podido ejecutar promociones para las que tenían licencia y el lunes está previsto que se sienten en el banquillo, en el Penal número 2 de Lugo, el alcalde, Alfonso Fuente -ahora independiente, en esa época del PP-, la junta de gobierno del 2006 y la arquitecta municipal.

El ministerio fiscal les acusa de un delito de prevaricación urbanística en la concesión de 45 licencias para construir 3.000 pisos, piscinas y una área de juegos, y pide que sean condenados a dos años de cárcel, excepto dos de ellos, a quienes rebaja la pena a seis meses por haber participado en menos juntas de gobierno. También solicita que se les inhabilite para ejercer cargos públicos de siete a diez años y que se declaren nulas las licencias.

Con la crisis del ladrillo, muchas de esas promociones no llegaron a iniciarse. De otras quedan en pie los esqueletos de hormigón. Varios acusados dejaron la política, pero los coletazos del bum urbanístico se depuran ahora. La clave del asunto radica en que las licencias fueron autorizadas con los informes favorables de la arquitecta, condicionados a la corrección de determinados aspectos, pero en contra, o directamente sin informe jurídico, de la secretaria. Y con la advertencia de la Xunta de que Barreiros carecía de servicios básicos para autorizar tal cantidad de viviendas. Los acusados siempre defendieron su inocencia, y la causa fue archivada en el 2015. Pero después fue reabierta por la Audiencia, tras el recurso de la fiscalía.

Por otro lado, el TSXG ha dado la razón a la Xunta en el pleito en el que un vecino de Barreiros reclamaba 77.746 euros tras no haber podido cerrar una venta de una finca al anular la Xunta en 2007 las normas subsidiarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.