¿Dónde se conservan las cenizas de los seres queridos tras la cremación?

¿Dónde se conservan las cenizas de los seres queridos tras la cremación?
La decisión de la Iglesia Católica de prohibir esparcirlas o tenerlas en casa podría alterar las costumbres de los mariñanos
MARÍA CUADRADO
VIVEIRO / LA VOZ 26/10/2016 19:54
La trascendencia y las consecuencias de la decisión de la Iglesia Católica de prohibir desde ayer esparcir cenizas de difuntos y también conservarlas en el domicilio, se percibirán a corto plazo. La Iglesia prefiere la sepultura de los cuerpos y acepta la cremación, pero prohibiendo esparcir las cenizas y pudiéndose negar a oficiar el funeral en estos casos. La noticia no deja indiferente ni al ciudadano de a pie ni a los propietarios de crematorios que prestan servicio en la comarca mariñana y en el Occidente astur. Pero, ¿cuál es el destino final de las cenizas? Depende la zona.
Desde la firma Rodríguez Dorado, que fue la pionera en abrir un crematorio en Barreiros en el año 2005, reconocen que la cremación es un servicio que en los últimos años ha registrado una demanda progresiva. Desde Barreiros prestan servicio principalmente a buena parte de la comarca.
Fuentes de la empresa confirmaron ayer que una gran mayoría, en torno a un 90 %, de las familias que demandan el servicio de cremación acaban llevando las cenizas de sus seres queridos al cementerio. El resto, deciden conservarlas en casa u optan por esparcirlas en algún espacio abierto, reconoce Rodríguez, quien asegura que han tenido casos de familias de marineros que se decantaron por la opción de tirarlas al mar. También atienden casos de residentes en la comarca mariñana que recurren a la cremación para finalmente llevar las cenizas de sus seres queridos a su lugar de nacimiento, lejos de A Mariña.
Otro servicio de crematorio que comenzó a funcionar a comienzos de la primavera del 2015 fue el de la empresa Morán, en Barres (Castropol). Fuentes de la empresa confirmaron ayer que en un 20 o 25 % de los servicios que prestan, las cenizas acaban en el camposanto. La mayoría prefiere llevarlas y conservarlas en casa, esparcirlas e incluso hay quien opta por dejarlas en los columbarios que les ofrece la firma en sus instalaciones.
Procedencia
Desde la empresa reconocen que aproximadamente un 60 por ciento de su clientela es asturiana. El resto, gallega. Aseguran que el servicio de crematorio es cada vez más demandado, sobre todo por las nuevas generaciones. También en este sector de las funerarias, como en todos los demás, no va a ser distinto, con el tiempo las costumbres van cambiando.
Entre los espacios funerarios para cenizas hay quien opta por la fórmula de los columbarios; la cremación tiene más demanda