Barreiros estrenará en verano un hotel cuya apertura frustró el estado de alarma

Barreiros estrenará en verano un hotel cuya apertura frustró el estado de alarma

Tras más de dos años en obras, el Rías Altas abrirá con restaurante y 15 habitacionesLa imagen puede contener: 1 persona, sentado e interior

Tamara Rubiños, propietaria del Hotel Restaurante Rías Altas, en Barreiros.CEDIDA
MARÍA CUADRADO
BARREIROS / LA VOZ 

Incontables horas de trabajo, grandes dosis de ilusión, inversión económica y muchas dudas por ver cómo funcionará. Son factores comunes a cualquier proyecto empresarial. También para Tamara Rubiños Varela, propietaria del Hotel Restaurante Rías Altas, cuya apertura estaba prevista para el día en el que entró en vigor el estado de alarma por la crisis sanitaria.

Fue un traspiés, pero no un obstáculo para que la hostelera afrontara y recondujera la situación apostando por ampliar y actualizar conocimientos para trabajar en la hostelería en la era covid-19. Es consciente de que las medidas de seguridad y las restricciones de distanciamiento social le impedirán poder celebrar la gran inauguración prevista, pero ya tiene los primeros planes para que el negocio esté operativo este verano. «Despois do que sucedeu, a nosa idea é non abrir en maio e, en xuño, xa veremos. Tememos que poda haber algún retroceso nas fases e tamén pensamos que podemos funcionar mellor tendo operativos todos os servizos, que son complementarios entre si», explica Tamara Rubiños, al frente de un negocio ubicado en San Pedro de Benquerencia (Barreiros), uno de los paraísos del Norte peninsular y destino de veraneo en A Mariña lucense.

Además de no celebrar el acto inaugural, también tuvo que suspender una comida de treinta personas que habían reservado mes y medio antes para el domingo 15 de marzo. Y hubo que abordar qué hacer con el personal ya contratado y formado (siete trabajadores). Entre ambas partes consensuaron la solución y ella sigue como autónoma y su madre, contratada.

Destaca la actitud optimista con la que Tamara, segunda generación de hosteleros, encara un negocio como un proyecto de vida: «Desde 1994 meus pais tiñan bar e restaurante. Meu pai xubilouse en decembro do 2017 e foi cando aproveitamos para cerrar, reformar por completo o negocio e crear novos servizos, como o hotel». En enero de 2018 comenzaron las obras, complejas, que se prolongaron durante más de dos años.

Permisos de 4 Administraciones

La tramitación y permisos con hasta cuatro Administraciones (Concello, Diputación lucense, Fomento y Turismo) se complementó con trabajos de reforma importantes, ya que el bar y el restaurante se renovaron íntegramente, se construyó y se acondicionó un acogedor hotel con quince habitaciones repartidas en dos plantas y hubo que hacer mejoras en servicios y en instalaciones exteriores. Tamara Rubiños cree que en su caso le ayuda a encarar la situación el hecho de que no es lo mismo abrir un negocio de cero que reformarlo y reestrenarlo.

Un negocio que sin nacer lanzó un cuestionario para pulsar la opinión de futuros clientes

Esta hostelera también ha aprovechado el confinamiento para mantener activas las redes sociales de su negocio y para sondear la opinión de sus potenciales clientes sobre aspectos varios. «Lanzamos un cuestionario para saber como afrontará a poboación a reapertura da hostalería», asegura Rubiños, que quiso saber qué servicios son los que más valora el cliente; servicios en habitaciones, zona de esparcimiento exterior… «Tivemos noventa respostas e a maioría deles o que nos manifestaron é que o que queren ter asegurado é a limpeza e a desinfección dos espazos». Esta información cree que es vital, un argumento más para no lanzarse a abrir sin tener el personal completamente formado y garantizadas todas las medidas de seguridad: «No sector da hostalería e do turismo estamos vendo continuos cambios de normas que nos afectan. Non podemos lanzarnos a abrir mañá porque para nós é importante transmitir e garantir seguridade».